El Papa: el problema de la migración no se resuelve bloqueando barcos

El Santo Padre se reunió con el grupo de refugiados que llegaron a Roma desde la isla griega Lesbos, a través de los corredores humanitarios el pasado 2 de diciembre. agradeciendo al Señor “por todos los que decidieron no permanecer indiferentes y hacer todo lo posible para ayudar a las víctimas”, asegurando que el problema no se resuelve “bloqueando sus barcos” sino “vaciando los campos de detención en Libia”.


“Es necesario denunciar y enjuiciar a los traficantes que explotan y maltratan a los migrantes, sin temor a revelar connivencia y complicidad con las instituciones” pero también se deben dejar de lado los intereses económicos para enfocarse en la persona: “Debemos ayudar y salvar, porque todos somos responsables de la vida de nuestro prójimo, y el Señor nos pedirá cuentas en el momento del juicio”, concluyó.

El Papa también dijo que se trata de muertes causadas por la injusticia: “Sí, porque es la injusticia lo que obliga a muchos migrantes a abandonar sus tierras. Es la injusticia lo que los obliga a cruzar los desiertos y sufrir abusos y torturas en los campos de detención. Es la injusticia que los rechaza y los hace morir en el mar”.


Al pontífice mostró un chaleco que le entregaron un grupo de socorristas hace solo unos días y que pertenecía – explica – “a un migrante que murió en el mar en el pasado mes de julio”. “Nadie sabe quién era ni de dónde venía – continúa el Papa – solo se sabe que su chaleco se recuperó a la deriva en el Mediterráneo central.

El Pontífice explicó porque decidió mostrar en el Vaticano este chaleco salvavidas, «crucificado» en esta cruz: «Para recordarnos que debemos tener los ojos abiertos, tener el corazón abierto, para recordar a todos el compromiso imperativo de salvar toda vida humana, un deber moral que une a los creyentes y a los no creyentes».



1 visualización0 comentarios