Hoy celebramos a San Onofre de Egipto


San Onofre, fue un ermitaño persa que se retiró como anacoreta en el desierto, donde su Ángel de la Guarda, a través de un cuervo, le llevaba milagrosamente su ración diaria de comida y la Eucaristía dominical.


El santo Onofre renunció a su riqueza terrenal en favor de la oración y la meditación. En su simbología podemos apreciarlo con una corona a sus pies y un cetro aluden a sus orígenes reales, ya que, según la tradición, era el hijo de un rey persa.


Es venerado y honrado tanto en la Iglesia Católica como en las Iglesias Católicas Orientales; Coptas. Vivió como ermitaño en el desierto del Alto Egipto en los siglos IV o V.



4 visualizaciones0 comentarios