Ocho datos que debes saber de Santa Teresa de Ávila


Santa Teresa es una de las tres doctoras de la Iglesia, las otras dos son Santa Catalina de Siena y Santa Teresita del Niño Jesús. El día 15 de octubre la Iglesia celebra la fiesta de esta santa doctora de la Iglesia.


Estas son los ocho datos que debes saber de Santa Teresa de Jesús de Ávila:


1- Nació en Ávila el 28 de marzo de 1515. A los dieciocho años, entra en el Carmelo. Fundó el primero de quince conventos de San José de Ávila en España. Desde temprana edad, Teresa amaba la soledad y junto con su familia decidieron vivir como ermitaños en su propia casa y empezaron a construir una celda en el jardín, aunque nunca llegaron a terminarla.


2- La madre de Teresa murió cuando ésta tenía catorce años. “En cuanto empecé a caer en la cuenta de la pérdida que había sufrido, comencé a entristecerme sobremanera; entonces me dirigí a una imagen de Nuestra Señora y le rogué con muchas lágrimas que me tomase por hija suya”.


3- Las novelas de caballería le gustaban tanto, que poco a poco empezó a interesarse por la moda, a tomar gusto en vestirse bien, a preocuparse mucho del cuidado de sus manos, a usar perfumes y a emplear todas las vanidades que el mundo le aconsejaba. Su padre preocupado la llevó al convento de Ávila en el que solían estudiar las jóvenes de su clase.


4- Su prudencia, amabilidad y caridad le daban un gran encanto personal, le ganaron la estima de todos los que la rodeaban. Teresa pasaba la mayor parte del tiempo platicando con quienes la visitaban en el convento, lo que provoco el descuido de la oración con Dios y se excusaba en su enfermedad.


5- Después de la muerte de su padre, retomo la oración y jamas volvió a abandonarla. Le hicieron creer que era el demonio lo que Jesús le comenzó a regalar. Se predicó contra ella en los púlpitos y se la humilló y ridiculizó ignominiosamente, con un manifiesto desprecio a su dignidad de mujer y de cristiana.


6- Jesús le dijo un día, cuando estaba abrumada por la desolación. “No temas, hija, que desde hoy te daré libro Vivo”. Escuchó y fue fiel, aunque perdió el camino, pero siguió en la búsqueda. Siguió y no retrocedió ante los desvíos. No se amilanó ante las persecuciones, murmuraciones y difamaciones que amenazaban paralizarla.


7- Hoy tenemos una maestra excelsa de oración, y una madre que siempre nos ayuda a discernir, a seguir, a caminar, y a buscar hasta encontrar el agua viva, murmure quien murmurare. Esta elección la convirtió en mujer nueva, capacitada para testificar con su vida lo que había visto y oído. Y el mensaje que aportó Teresa a la Iglesia de su tiempo fue, principalmente, el de la imperiosa necesidad de orar, como camino para amar.


8- En los dos últimos años de su vida fundó otros dos conventos, lo cual hacía un total de diecisiete. A demás de ser un refugio para las almas contemplativas, eran también para reparar los destrozos llevados a cabo en los monasterios por el protestantismo, principalmente en Inglaterra y Alemania.


Murió en Alba de Tormes, al anochecer del 4 de octubre de 1582. Fue canonizada el 1622 y el 27 de septiembre de 1970 Pablo VI la declaró doctora de la Iglesia. Actualmente las carmelitas descalzas son aproximadamente 14.000 en 835 conventos en el mundo. Los carmelitas descalzos son 3.800 en 490 conventos.

5 visualizaciones0 comentarios