Papa Francisco: “Dios es salvador porque es fiel a su promesa”


El Papa Francisco reflexionó este miércoles 15 de abril en la Misa celebrada en Casa Santa Marta sobre la fidelidad de Dios. Señaló que “Dios se presenta continuamente como salvador del pueblo porque es fiel a su promesa”.


Subrayó también que la fidelidad de Dios siempre es la que toma la iniciativa, y que “nuestra fidelidad no es otra cosa que una respuesta a la fidelidad de Dios. Dios es fiel a su Palabra, es fiel a su promesa, camina con su pueblo llevando adelante la promesa, cercano a su pueblo, fiel a la promesa”.


“Dios que es capaz de rehacer las cosas, de recrear, como hizo con este tullido de nacimiento al que le recreó los pies, lo curó. Es el Dios que sana, el Dios que siempre lleva consuelo a su pueblo. El Dios que recrea. Una recreación nueva. Esa es su fidelidad con nosotros. Una recreación que es más maravillosa que la creación”, explicó el Pontífice.


Señaló el Papa que es “un Dios que va adelante, y que no se cansa de trabajar para llevar adelante al pueblo, y no tiene miedo de cansarse. Como aquel pastor que cuando llega a casa se da cuenta de que falta una oveja, y regresa a buscar la oveja que se le ha perdido. Un pastor que hace lo extraordinario, por amor, por fidelidad”.


“El nuestro es un Dios que hace lo extraordinario, pero no de pago, gratuitamente. Es la fidelidad de la gratuidad, de la abundancia. Es la fidelidad de aquel padre que es capaz de salir muchas veces a la azotea para ver si regresa el hijo. Y no se cansa de subir. Lo espera para organizarle una fiesta. La fidelidad de Dios es fiesta, es alegría. Es una alegría tal que te hace actuar como aquel tullido: ‘Entró en el Templo andando, saltando y alabando a Dios’”.


El Papa Francisco hizo hincapié en que “la fidelidad de Dios es fiesta, es fiesta gratuita, es fiesta para todos nosotros. La fidelidad de Dios es una fidelidad paciente. Tiene paciencia con su pueblo, lo espera, lo guía, le explica lentamente, y le calienta el corazón, como hizo con estos dos discípulos que caminan lejos de Jerusalén. Les calienta el corazón para que regresen a casa”.


La fidelidad de Dios “es aquello que no sabemos que sucedió en aquel diálogo de Jesús con Pedro. Fue Dios, generoso, que buscó a Pedro que había renegado. Solo sabemos que el Señor Resucitado se apareció a Simón. Qué sucedió en aquel diálogo, no lo sabemos. Pero sí sabemos que fue la fidelidad de Dios la que fue a buscar a Pedro”.


“La fidelidad de Dios siempre nos precede, y nuestra fidelidad siempre es respuesta a aquella fidelidad que nos precede. Es Dios quien nos precede siempre, es la flor del almendro en primavera: florece el primero. Ser fiel es alabar esta fidelidad. Es una respuesta a esta fidelidad”, concluyó su homilía el Papa Francisco.

1 visualización0 comentarios